El internet de las cosas ¿Ciencia ficción o realidad?

Quizás influenciado estos días en los que nuestros hijos inician el colegio, se me ocurre que el comienzo de una clase de primaria podría ser perfectamente: “A ver niños… ¿Las cosas pueden tener internet?”. Seguro que como buenos nativos digitales que son, la gran mayoría contestarían que si, y no se equivocarían.

Tal como veremos más adelante, en cierta manera, con esta pregunta podríamos anticipar en qué consiste el concepto del internet de las cosas. Pero sin embargo sus aplicaciones e implicaciones, sobre todo a nivel de negocio, nada tienen que ver con la sencillez de la pregunta.

Está claro la importancia que tiene el internet en las personas y el volumen de usuarios y de datos que se manejan. Como siempre las cifras son mareantes…, 2.400 millones de usuarios de internet, 144.000 millones de correos al día, 1.000 millones de usuarios activos mensuales en Facebook, 175 millones de promedio de tweets enviados al día, 6.000 millones de horas de vídeo reproducidas al mes (lo que supone casi una hora por cada persona en el mundo).

Gran parte de este consumo se hace desde dispositivos móviles tipo Smartphone. Éstos se están convirtiendo en los ojos y oídos de las aplicaciones, ya que pueden informar de nuestra ubicación, decirnos donde estamos, lo que estamos viendo, a qué velocidad nos movemos, etc.

Aparte de las personas, cada vez mas objetos tienen la capacidad de comunicarse, millones de dispositivos están siendo conectados entre sí a través de distintas redes de comunicación. Básicamente y como anticipamos al principio del artículo, El Internet de las Cosas (IoT por su siglas en inglés), consiste en que las cosas tengan conexión a Internet en cualquier momento y lugar. Multitud de objetos de nuestra vida cotidiana (electrodomésticos, coches, smartphones…), tienen sensores que contienen gran cantidad de información que puede ser monitorizada, contralada o automatizada.

Ericsson prevé que en 2020 habrá 50.000 millones de dispositivos conectados. No sabemos si se cumplirá esta predicción, pero lo que está claro es que el número de dispositivos conectados aumenta diariamente de manera vertiginosa.

Se abren enormes posibilidades de negocio no solamente para las multinacionales, sino también para las PYMES. Un ejemplo de ello es la empresa JAL21 Consulting, con la que colaboramos desde sus inicios y que recientemente ha firmado un acuerdo con la empresa americana ThingWorx para distribuir su producto en Europa y Latinoamérica. Esta empresa, cuenta con uno de los productos mejor posicionados a nivel mundial para el desarrollo rápido de aplicaciones de Internet de las cosas, con soluciones desarrolladas y posibilidades de conexión en industria, energía, Smart cities, redes inteligentes, comunicación Maquina a Maquina (M2M), agricultura, transporte, etc.

Tal como comenta Mikael Eriksson, evangelista de la sociedad en red de Ericsson: “Estamos en un punto de inflexión en la industria de las telecomunicaciones. Nos acercamos a la cobertura total, lo que tendrá una enorme influencia en la sociedad, la cultura y por supuesto la economía”.

 

 

 

 

CEO Besoftware BSW    Artículo incluido en la Revista Vida Económica El internet de las cosas ¿Ciencia ficción o realidad? (pdf)