Caso de éxito: Autoridad Portuaria de Málaga

 

 

La Autoridad Portuaria de Málaga se anticipa al impacto de los cambios en sus bonificaciones

“Qlik nos permite dar respuesta a cuestiones que antes eran extremadamente difíciles de contestar como, por ejemplo, hasta qué cuantía es posible bonificar con un impacto menor al 2% en la cuenta de resultados. Conocer ese dato era, antes de la llegada de Qlik, una tarea agotadora”

– Fernando Arjona, Responsable de Sistemas de Información, Autoridad Portuaria de Málaga.

 El Puerto de Málaga

La actividad del Puerto de Málaga ha sido tradicionalmente importadora, destacando los graneles de clinker, cereales, cemento y coque de petróleo como los principales productos descargados, y dolomita y aceite de oliva como principales mercancías exportadas. El tráfico de graneles sólidos supone unos 782.253 Tm. Anuales.

Otros tráficos tradicionales en el Puerto de Málaga, y no por ello menos importantes, son los de cabotaje de mercancías, vehículos y pasajeros que mueven las líneas regulares con el norte de África. El tráfico de mercancía general generó en 2012 un movimiento aproximado de 4.160.040 Tm. y más de 336.265 Teus. Por otro lado, la línea regular de cabotaje Málaga-Melilla mueve aproximadamente unas 462.610 Tm. de mercancía general diversa.

 

 Antecedentes: la ausencia de soluciones específicas

La red portuaria española consta de 28 puertos de interés general. Tradicionalmente esto ha derivado en una escasez de soluciones de gestión específicas para la actividad portuaria, dado lo reducido del mercado para posibles proveedores de las mismas. Así, muchos puertos han optado por desarrollos propios, con limitaciones y consumo de recursos importantes.

Además, la adaptación de las soluciones existentes entre puertos no es fácil, ya que existen grandes diferencias no solo en los volúmenes de actividad, sino también en las especialidades y servicios ofrecidos. En el caso del Puerto de Málaga, la solución utilizada dejaba patente muchas carencias en cuanto a capacidades analíticas. Por ello, se planteó la necesidad de implantar una solución de inteligencia de negocio que dotara de los análisis requeridos a las áreas de servicios y facturación.

 

La tecnología Qlik: integración de datos y agilidad en el desarrollo

La Autoridad Portuaria de Málaga abrió un proceso de búsqueda de posibles soluciones de BI. Finalmente, y tras analizar las fortalezas y debilidades de todas ellas, se optó por la tecnología de QlikView. “Para nosotros, el hecho de que la aplicación pudiera conectar de modo sencillo con múltiples fuentes de datos era crucial. QlikView ofrecía un acceso directo a todos los orígenes que utilizábamos, comprimiendo además enormemente el tamaño de los datos”, señala Fernando Arjona, Responsable de Sistemas de Información en la Autoridad Portuaria de Málaga.

La organización utiliza para sus análisis datos de servicios y facturación contenidos en bases de datos Oracle, además de consolidar información financiera desde SQL Server y complementar todo esto con diversas hojas de cálculo utilizadas a lo largo de la organización. En este contexto, una plataforma de desarrollo ágil permite obtener grandes retornos en poco tiempo. “La alta productividad en el desarrollo de aplicaciones y su posterior implementación fue otro factor decisivo a la hora de decantarnos por QlikView. El diseño de documentos es mucho más rápido, lo que reduce enormemente el coste de las horas de desarrollo”, añade Arjona.

Dado que el objetivo inicial de la Autoridad Portuaria de Málaga era suministrar a los directivos los análisis que necesitaban, un aspecto fundamental era la continua disponibilidad de estos. Es por ello por lo que el acceso a los cuadros de mando a través de dispositivos móviles suponía un aspecto diferencial relevante a favor de QlikView.

Si bien el desarrollo inicial fue acometido con recursos propios de la Autoridad Portuaria de Málaga, posteriormente se contó con el soporte de beSoftware, partner Solution Provider de Qlik. “Su amplio conocimiento de la actividad portuaria, por experiencias previas en otros puertos, y la experiencia contrastada en el desarrollo de soluciones QlikView, fueron otros componentes clave del éxito en la implantación”, subrayan desde la Autoridad Portuaria.

 

Monitorizando al detalle la actividad portuaria

Actualmente, los directores de cada área de actividad del puerto acceden a los análisis de QlikView. En concreto, los cuadros de mando recogen información relativa a las escalas y atraques de buques, movimiento de mercancías (a granel o en contenedores), líneas regulares (incluyendo tráfico rodado) o el tráfico de cruceros, entre otros. Los análisis del Puerto de Málaga adquieren su mayor grado de complejidad al observar el detalle de la mercancía movida por cada barco. En este sentido, al puerto le interesa conocer qué barco mueve cada tipo de mercancía, hacia dónde la transporta, en qué tipo de buque viaja, con qué recursos ha de descargarse y dónde ha de efectuarse su almacenamiento.

 

Beneficios

Los cambios en las bonificaciones a las tasas aplicables por ley en cada puerto pueden tener un impacto impredecible en su cuenta de resultados. Por ello, anticiparse a este impacto es vital para la organización. En el pasado, la Autoridad Portuaria de Málaga dedicaba mucho tiempo a la elaboración manual de simulaciones, casi siempre a través de complejas hojas de cálculo. Gracias a los análisis de QlikView, la organización puede dar respuesta a preguntas como ¿hasta qué cuantía es posible bonificar con un impacto menor al 2% en la cuenta de resultados? “Esta tarea era realmente tediosa, ya que las simulaciones se realizaban cada mes y suponían comenzar desde cero con nuevas variables. Gracias a QlikView es posible conocer el impacto de un eventual cambio en las bonificaciones en el resultado final”, recuerda Fernando Arjona.

Otro beneficio claro tras la implantación de QlikView está relacionado con la variabilidad en el nivel de actividad registrado en el puerto, que genera momentos de repunte del volumen de servicio. El Puerto de Málaga puede analizar con QlikView las tendencias de la actividad en base a una serie histórica que se remonta a 2004. Así, ahora es muy sencillo conocer en qué momentos del año, mes, semana o incluso del día, la actividad es mayor. De esta manera, es posible ajustar la asignación de recursos a la realidad de la actividad, como por ejemplo prever las necesidades de redoble en los turnos del personal.